peso-en-em-embarazo

El aumento repentino de peso durante el embarazo

tvcrecer agradece al Dr. Horacio de La Torre

Durante la segunda mitad del embarazo, los mayores cambios en el peso se deben al balance entre los líquidos que entran y salen del organismo. Con sus actitudes, la embarazada puede modificar la producción de orina del riñón y, así, evitar los grandes aumentos de peso.

¿El aumento de peso desmesurado es siempre por excesos en la alimentación?

El ingreso de calorías al organismo tiene un ritmo propio y es singular de cada individuo. Una persona no puede, aunque se lo proponga, ingresar mucho más de lo que el organismo admita. Lo que sí puede ocurrir es que la calidad de los alimentos (la cantidad de sal que contenga, el grado de condimento, la combinación de los mismos alimentos básicos, o sea grasas, azúcares, proteínas) sumado al tipo de vida que realiza la embarazada, provoquen brusco incremento de peso que podremos en la balanza el día del control.

El rol de los líquidos

Durante la segunda mitad del embarazo, los aumentos repentinos de peso se deben más que nada al balance entre la entrada y salida de líquidos del organismo. Es decir, el equilibrio entre cuánto tomamos y cuánto orinamos. El principal encargado de eliminar líquido del organismo es el riñón, pero también lo eliminamos a través de la transpiración y  la respiración. Con su actitud, la embarazada no puede realizar grandes modificaciones en la transpiración y la respiración, pero sí puede generar cambios en la producción de orina del riñón.

¿Cómo funciona el riñón durante el embarazo?

El corazón se encarga de darle sangre a todos los órganos del ser humano, pero la embarazada tiene un órgano extra, que es la unidad feto placentaria (es decir, el bebé) con su placenta, que requiere la mayor atención del corazón. Por lo tanto, el riñón, que es un órgano muy noble, posterga su función de producir orina cuando la madre tiene sobre actividad para no privar a la criatura del aporte necesario. El riñón recupera su función en el momento en el que la embarazada reposa, y eso es durante la noche, motivo por el cual se levanta 2 o 3 veces a orinar y no descansa.

En conclusión: en estos casos la sobre actividad engorda y el reposo adelgaza, en contraposición a lo que toda embarazada supone.

Finalmente, una observación, que esta vez sí tiene que ver con la alimentación: la sal es el condimento que produce más retención de líquido, y por lo tanto mayor incremento de peso, por lo cual sugiero reducirlo a no más de 2 gr. por día.

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas