134044111
1

¿Por qué es malo obligar a un bebé a que coma?

tvcrecer agradece al diario La Nacion

Una entrevista al Dr. Carlos González en la que nos sacamos varias dudas con respecto a la alimentación de los bebés.

La alimentación de un bebé es un tema que a muchos padres nos cuesta, especialmente la etapa en la que empiezan a incorporar sólidos. En mi caso, al comenzar a darle alimentos nuevos a mi hijo, me di cuenta de que no iba a ser tan fácil como pensaba: la mayoría de las cosas parecían no gustarle (sobre todo lo salado) y muchas veces, intentando que las probara igual, terminábamos en llantos y enojos.

En mi frustración, lo que más me consolaba era la noción de que todos los chicos terminan creciendo y comiendo como seres normales. Nadie va a un restaurante a los 20 años y pide: “Banana pisada, por favor. Y si me puede hacer avioncito, mejor”. Pero aún así, supuse que estaba cometiendo varios errores y me propuse averiguar cómo mejorar mi técnica. Enseguida pensé en el Dr. Carlos González, el pediatra español al que admiro tanto, y le escribí. Fue muy grata mi sorpresa cuando respondió (casi de inmediato) y accedió a contestar mis preguntas, que les comparto a continuación:

¿Qué tipo de alimentos son los que prefieren los bebés por lo general?

¿Por qué es malo obligar a un bebé a que coma, por más de que no le guste?

Entonces, ¿qué hay que tener en cuenta para iniciar la alimentación con sólidos en los bebés de forma correcta?

Darles comida normal, la misma que comen los padres, sin triturar (por supuesto, cortada en trozos de tamaño adecuado, y quitando huesos, espinas, etc), y sobre todo permitiendo que sea el propio niño el que la agarre con la mano o con el cubierto y se la lleve a la boca.

¿Y la comida que comemos los padres, es sana para un bebé?

Sí, si no es sana para un bebé, no es sana para un adulto. No sirve de nada darle a un bebé comida sana durante seis o doce meses, si luego va a comer fatal durante treinta años. Lo importante es que los padres coman aceptablemente sano, aunque no sea perfecto: beber agua y no bebidas azucaradas o zumos, no abusar de la sal, no comer tanta carne y tanta grasa, aumentar el consumo de verduras y legumbres, de postre fruta y no dulces… Si los padres comen así, el bebé puede comer igual desde los seis meses, y seguirá comiendo sano hasta que se vaya de casa, y probablemente toda su vida.

¿Lo mejor es que coma en una sillita para bebés o a upa de la madre/padre?

Depende del niño. Unos están contentos en la sillita, otros prefieran las rodillas de sus padres.

¿Es mejor incentivarlo a tomar de un vasito con manijas que de una mamadera? ¿Por qué?

Sí, porque no nos gustaría que nuestro hijo tomase la mamadera a los cinco o a los diez años. La forma normal de beber en nuestra sociedad es con un vaso, y los bebés pueden empezar a aprender a usarlos desde los seis meses, para abandonar por completo la mamadera (si es que la usaron) antes del año. El biberón es sólo para la leche, y sólo para los que toman lactancia artificial. Los niños que toman pecho no deberían tomar nunca el biberón, y cuando empiezan a beber agua deberían tomarla en vaso desde el primer día.

¿Por qué no es tan bueno darle papillas procesadas a los bebés?

El objetivo de la alimentación complementaria no es nutricional, sino educacional. No se trata de que coman “cosas mejores que la leche”, porque no hay nada mejor que la leche. Se trata de que aprendan a comer de forma normal. Así que hay que planteárselo a medio y largo plazo. Cuando mi hija tenga 15 años, seis años, tres años, ¿qué quiero que coma? ¿Quiero que coma comida normal, estofado o macarrones o lentejas, y que coma ella misma, con su cuchara o su tenedor, masticando y tragando? ¿O quiero que coma un preparado industrial, cargado de azúcar y con sabor a vainilla, y metérselo yo en la boca haciendo el avión con la cuchara y distrayéndola con la tele? Pues cuando sepa a dónde quiere llegar, no vaya en sentido contrario.

¿Recomienda dejarlo “jugar” con su comida?

Por supuesto, lo que llamamos “jugar” es la forma que tienen los niños de aprender las cosas. Todo tiene que tocarlo, moverlo, removerlo, golpearlo, dejarlo caer… Los adultos, por cierto, también jugamos con la comida; le llamamos “cocinar”. Cuanto más caro el restaurante, más han jugado con la comida.

 

Experto consultado: el Dr. Carlos González es pediatra, especialista en lactancia y autor de varios libros de crianza, salud y alimentación infantil. Algunos de los más conocidos son El niño no me come y Bésame mucho.

 

Otras notas relacionadas