como-hacer-la-comida-para-tu-bebe-2

El momento de la comida

tvcrecer agradece a la Sociedad Argentina de Pediatría.

¿Por qué es tan importante el momento de la comida?

El momento de comer es un espacio de aprendizaje y de amor, de hablar con los chicos y de mantener el contacto visual. A través de la comida, el recién nacido comienza a vincularse con el mundo que lo rodea. Estos primeros años constituyen una etapa de estructuración y adquisición de hábitos alimentarios. Ya establecieron una íntima relación con la persona que los cuida, ya sea la madre o la persona que se encarga de ello. Esta relación de apego establecida en esta etapa es muy importante para el aprendizaje de una conducta alimentaria y un adecuado desarrollo.

La alimentación óptima está relacionada no solo con qué se come, sino también con el cómo, cuándo, dónde y con quién. Se deben minimizar las distracciones durante las horas de comida si los chicos pierden interés rápidamente.

Recordemos:

  • Darles tiempo para que coman.
  • No hacer gestos o expresiones de rechazo de un alimento delante de ellos.
  • Dejarlos que toquen los alimentos, esto ayuda a reconocerlos.
  • Dar los alimentos nuevos al principio de la comida cuando tienen más hambre.
  • Siempre recordar dar agua a partir de que el chico no tome pecho exclusivamente. Pueden ser jugos naturales.
  • Evitar alimentos comprados envasados, estos tienen conservantes, saborizantes, etc. y es preferible la alimentación natural.

Es importante que EVITEMOS: fiambres, embutidos, café, té común ni de yuyos, mate cocido, golosinas, cubitos comprados, soja, miel, gaseosas, frito, sal ni azúcar en las comidas.

En el caso de que la lactancia materna no haya sido la opción o el chico presente alergias alimentarias, el pediatra informará la mejor alimentación para su hijo.

El uso de hierro y vitaminas será consensuado con el médico de cabecera y dependerá del tiempo de nacimiento, tipo de lactancia y lugar donde vive. En nuestro país la incorporación de hierro está indicada a partir de los 4 a 5 meses para evitar la anemia.

Otras notas relacionadas