untitled2

Habituales malestares durante el embarazo

De la redacción de tvcrecer

 

El período de gestación de un hijo implica pasar por molestias que son habituales. Aquí, algunos consejos para evitarlos o poder sobrellevarlos.

Durante el período de gestación, se producen importantes cambios en el cuerpo de las mujeres. Y muchos de ellos suelen causar trastornos y molestias. ¿Cuáles son los dolores o los inconvenientes más habituales? ¿Es posible prevenirlos? ¿Cómo? Algunos de ellos son: nauseas y vómitos, fatiga, acidez y hemorroides y estreñimiento.

Las náuseas y los vómitos son bastante comunes durante el primer trimestre del embarazo. Y son provocados por los cambios hormonales del cuerpo, el aumento de la sensibilidad del sentido del olfato y el exceso de ácidos en el estómago. Para evitarlos, especialistas en el tema recomiendan comer alimentos ricos en carbohidratos y proteínas. Ingerir algunas galletitas de agua al despertar y aguardar media hora antes de abandonar la cama. Tomar un yogur que incluya vitamina B. Oler un limón y beber un té con limón y a la hora de almorzar o comer, hacerlo en pequeñas proporciones, lentamente y a intervalos. También es imperioso evitar las comidas picantes, las frituras e ingerir pocas grasas.

La fatiga se da mayormente durante el primer y el tercer trimestre de la gestación. Y se debe, fundamentalmente, a que el organismo es el que soporta el desarrollo y crecimiento del bebé. Aquí, los consejos apuntan a sobrellevar la fatiga, más que a evitarla, por razones obvias. Se sugiere ingerir vitaminas prenatales diariamente, llevar adelante una dieta sana y equilibrada, descansar lo más posible durante la noche, al menos ocho horas, y tratar también de descansar durante el día, incluyendo alguna siesta, si es posible.

La acidez se produce, especialmente, a partir del segundo trimestre. Los cambios hormonales relajan la válvula que separa el estómago del esófago, y de este modo los ácidos gástricos pasan hacia el esófago causando la desagradable sensación de acidez. En este caso se recomienda suprimir las comidas picantes, con exceso de grasas, el café, el chocolate, el alcohol y los cítricos. No es bueno beber líquido durante las comidas, pero si hacerlo entre ellas, y en una cantidad de dos litros diarios. Comer a intervalos y en pequeñas porciones. Tomar un vaso de leche. Y dormir semisentada, con varias almohadas debajo de la cabeza.

Los cambios hormonales y la lentitud pronunciada del proceso del tracto digestivo, sumado a la presión que ejerce el crecimiento del útero sobre el recto, son algunas de las causas del estreñimiento y del desarrollo de hemorroides. En este punto se aconseja tomar mucha agua y consumir alimentos ricos en fibras, y ejercitar en forma diaria para ayudar a evitar la constipación.

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas