Embarazo 46

Futuras madres: ¿Cómo cuidarte para no transmitirle enfermedades a tu bebé?

Durante el embarazo, hay muchas enfermedades de la madre que pueden causarle complicaciones al bebé. Una evaluación infectológica completa nos permitirá conocer los riesgos y tomar todas las medidas necesarias para prevenir cualquier problema.

Durante el embarazo, hay muchas enfermedades de la madre que pueden causarle complicaciones al bebé. Una evaluación infectológica completa nos permitirá conocer los riesgos y tomar todas las medidas necesarias para prevenir cualquier problema.

El embarazo es uno de los momentos más importantes en la vida de toda mujer. Por eso es conveniente saber que durante este período, tanto la futura mamá como el bebé por nacer pueden exponerse a padecer infecciones, muchas de las cuales se pueden prevenir.

A través de una completa evaluación infectológica perinatal podemos detectar y prevenir situaciones, con potencial riesgo fetal. La identificación precoz de los recién nacidos con infecciones hasta ese momento asintomáticas, nos permite implementar terapéuticas y/o rehabilitaciones tempranas, con una reducción significativa de sus secuelas.

Rubéola

La rubeóla es una enfermedad sin complicaciones durante la infancia, pero cuando ocurre durante el embarazo puede producir severos daños al bebé. Alrededor del 10% de las mujeres en edad fértil no han tenido rubóla en el pasado y se beneficiarían con la aplicación de la vacuna triple viral. Para más información sobre la rubéola podés visitar nuestras notas sobre la rubéola y sobre los modos de prevenirla.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis habitualmente pasa inadvertida. Se adquiere por el contacto con gatos o a través de alimentos contaminados (verduras, carne no muy cocida, etc.). Sólo debe preocuparnos cuando ocurre durante el embarazo, por el riesgo de que pase la infección al feto.

Toda mujer en edad fértil, debe conocer si ha tenido toxoplasmosis en algún momento de su vida, previo al embarazo. Un simple análisis de sangre podrá determinarlo.Si el resultado del análisis de sangre es «negativo», significa que nunca antes ha tenido la infección y debe tomar algunas precauciones para evitar contraerla durante el embarazo. Debe evitar el contacto con los gatos, lavar bien las verduras crudas antes de ingerirlas, comer las carnes bien cocidas, evitar trabajos de jardinería sin guantes y controlarse con estudios serológicos, por lo menos una vez por trimestre, durante todo el embarazo.

Sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual que en la mujer puede presentarse sin síntomas. Afecta al feto y al recién nacido, pudiendo producir abortos, nacimientos prematuros y recién nacidos infectados, algunos de ellos con cuadros severos.

La sífilis se diagnostica con un simple análisis de sangre (VDRL), que detecta a las mujeres infectadas que deben recibir tratamiento antes o durante el embarazo. La administración precoz de antibióticos durante el embarazo, previene la infección fetal o trata al feto antes que nazca disminuyendo notablemente la posibilidad de complicaciones serias.

Herpes genital:

Es la causa más frecuente de úlcera genital en el mundo.Las pacientes con lesiones genitales recurrentes, deben consultar en el momento de presentar dichas lesiones para tomar una muestra de la úlcera, y definir si es de origen herpética. De confirmarse y si está embarazada, puede realizarse un tratamiento preventivo para disminuir el riesgo de reactivación cercana al parto e implementar recomendaciones específicas, que el obstetra discutirá con la paciente. En caso de ser necesario el médico sugerirá el seguimiento de los recién nacidos de riesgo.

Chagas

La enfermedad de Chagas representa un problema sanitario importante en Latinoamérica. En embarazadas latinoamericanas la prevalencia de la infección oscila entre el 2 y el 51% en zonas urbanas y del 23 al 81% en áreas rurales.

Teniendo en cuenta que el riesgo de infección fetal por enfermedad de Chagas es del 5%, un porcentaje significativo de niños nacen por año (la mitad de estos casos son asintomáticos). La identificación de estos recién nacidos es fundamental porque el tratamiento en esta etapa de la vida resulta curativo y permite evitar cardiopatías en la edad adulta. Se recomienda entonces realizar dentro de los análisis de rutina del primer trimestre serología específica para Chagas, a toda embarazada que viva o haya vivido en una zona endémica.

Hepatitis B

La hepatitis B se puede contraer por contacto con sangre infectada, por transmisión sexual y de madre a hijo. El hijo de una madre portadora del virus puede adquirir esta infección en el momento del parto por contacto con la sangre y las secreciones genitales.

Las pacientes (en este caso embarazadas) con hepatitis B crónica, generalmente no tienen síntomas y muchas veces desconocen que padecen esta infección. A través de un estudio serológico se pueden identificar las pacientes portadoras asintomáticas. Para prevenir su transmisión al recién nacido existe una vacuna y gammaglobulina específica que deben administrarse en el momento del nacimiento. Si estas medidas no se indican el niño desarrollará una hepatitis B con el altísimo riesgo de desarrollar en el futuro una infección crónica hepática, cirrosis y/o otras complicaciones.

HIV

El mayor riesgo de infección por el virus de HIV en la infancia está relacionado con la transmisión de madre infectada al hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia.

En la actualidad existe medicación específica que reduce el riesgo de transmisión durante el embarazo. Por otra parte, se sabe que las mujeres HIV positivas detectadas, controladas y tratadas adecuadamente tienen menores posibilidades de transmitir la infección al niño. Por ello, apenas la mujer sabe que está embarazada debería realizarse el análisis correspondiente.

Varicela

La varicela es una enfermedad frecuente en la infancia. En este caso, el interrogatorio médico permite definir con certeza si la paciente tuvo esta enfermedad en el pasado, ya que sus manifestaciones clínicas son específicas y hasta suelen dejar cicatrices. Cuando esta infección se presenta en el primer trimestre del embarazo, puede en un pequeño porcentaje afectar al feto. Si usted desconoce haber presentado varicela en su infancia, debe realizarse un estudio de sangre para confirmar si es susceptible. De ser así se pude vacunar antes del embarazo. En caso de estar embarazada, se podrá vacunar cuando finalice el mismo.

tvcrecer agradece a la Dra. Liliana Noemí Vázquez

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...