41
1

Intoxicación por monóxido de carbono

De la redacción de tvcrecer

 

Esta intoxicación aumenta en el invierno, por el mayor uso de artefactos liberadores de este gas. Síntomas, cómo proceder, tratamiento y consejos preventivos.

 

El monóxido de carbono (CO) es un gas altamente tóxico producido por una incompleta combustión de cualquiera de las sustancias susceptibles de ser quemadas para generar calor, como por ejemplo carbón, madera, querosén, alcohol o gas, todos ellos materiales combustibles ricos en carbono y que necesitan oxígeno para quemarse.

Generalmente se produce por un mal estado de las instalaciones, insuficiente ventilación o instalación de artefactos en lugares inadecuados. Aunque también se presentan casos por exposición a gases de escape del auto y por inhalación de humo durante un incendio.

Al ingresar en el organismo, este gas ocupa el lugar del oxígeno en la hemoglobina, por lo tanto deja a la sangre sin la posibilidad de ofrecerle oxígeno a los tejidos, entonces, se genera la intoxicación. Y es el invierno la época en la cual aumentan estos casos, porque es cuando más se utilizan elementos que liberadores del gas (estufas, calefones, hogares a leña, calderas, termotanques). Los datos oficiales indican que cada año se registran en la Argentina cerca de 200 muertes por intoxicaciones con monóxido de carbono, sobre un total de aproximadamente 2500 casos. Lo llamativo es que la mayoría de los casos son prevenibles y evitables, si se tomaran medidas relativamente sencillas y se procediera con conductas responsables.

Síntomas de la intoxicación

Los síntomas que presenta son variados, el principal y más común, es el dolor de cabeza. Y lo siguen: fatiga, cansancio, náuseas, vómitos, debilidad, irritación, somnolencia y presión baja, entre otros.

Cómo proceder ante una intoxicación

Lo primordial es consultar con un médico, sobre todo si el accidente se produjo en lugares con grandes emanaciones de monóxido de carbono. La primera medida, ante la espera del personal especializado, es que el paciente reciba oxígeno en altas concentraciones y por supuesto, salir del sitio de las emanaciones y buscar aireación en el exterior.

Qué hacer para prevenirlo

Dos cosas elementales, constatar el correcto funcionamiento de los artefactos liberadores de monóxido de carbono y, además, ventilar bien los ambientes donde están ubicados estos aparatos. Otras medidas complementarias son: no calentar la casa con un horno a gas, no calentar el auto en un garage cerrado, revisar las salidas al exterior de calefones y demás artefactos de calefacción, verificar que la llama de los artefactos sea siempre azul, no utilizar hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar el ambiente, no instalar el calefón en el baño, apagar las estufas a querosén antes de irse a dormir.

Tratamiento

El tratamiento depende de los síntomas del paciente, los cuales indican la gravedad de la intoxicación. Si la persona sufre cefalea o síntomas menores, se coloca oxígeno en una alta dosis, mediante una máscara nasal con reservorio, y se deja que el paciente se vaya recuperando solo. En estos casos no se necesitan mucho más exámenes complementarios.

En casos en donde el paciente se encuentre más comprometido hay que realizarle más estudios, como electrocardiograma o análisis de sangre. A través de estos estudios se busca detectar posibles complicaciones, como un infarto, un edema de pulmón o insuficiencia renal.

Las embarazadas corren riesgo

Las embarazadas deben tener mucho cuidado porque la hemoglobina fetal tiene mayor avidez para el monóxido de carbono que la hemoglobina común del adulto. Y si una embarazada sufrió una exposición importante al monóxido de carbono, deberá ser evaluada minuciosamente y ante la presencia de síntomas mínimos, se realizará un tratamiento más prolongado y exhaustivo.

 

TV Sana agradece la colaboración de JM Oribe Comunicaciones

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas