bebe-recien-nacido
2

La hora sagrada

De la Redacción de TV Crecer

Es de vital importancia que la madre mantenga un contacto piel a piel con su bebé, durante ese momento inmediato al nacimiento.

A través del tiempo han surgido diferentes teorías acerca de lo más conveniente para las madres y para los hijos que dan a luz. Teorías respecto del parto más adecuado, sí es mejor que el bebé nazca en un contexto hogareño o en el de un hospital, el tipo de asistencia para ambos, y demás. En el punto donde todos los especialistas coinciden es en el de los primeros momentos luego del parto: la llamada “hora sagrada”. En ese lapso, explican los médicos, es esencial el contacto directo, piel a piel, entre la madre y su hijo recién nacido.

Durante los primeros sesenta o noventa minutos de vida de un bebé, los especialistas aconsejan postergar todas las acciones de rutina, como la higiene, el suministro de vitaminas, hierro y las mediciones, para que la madre y su hijo puedan comunicarse sin intermediarios, directamente, piel a piel. Durante esa “hora sagrada”, donde el bebé permanece apoyado sobre el torso de su madre, se fortifica un vínculo que puede tener efectos positivos de largo plazo, como una mayor seguridad y mejor tolerancia a la angustia que genera la separación. Además el contacto estrecho durante ese lapso, ayuda a estabilizar la respiración y oxigenación de la criatura, como así también colabora para mantener los niveles de glucemia, estabilizar su presión arterial, reducir las hormonas del estrés, disminuir el llanto, promover el inicio precoz de la lactancia materna y evitar la hipotermia.

Unicef, juntamente con el Ministerio de Salud de la Nación, participan de una campaña iniciada por la Fundación Neonatológica Miguel Larguía, con la finalidad de preservar esa “hora sagrada”. Mediante esta iniciativa, intentan difundir ese proceder en las cien principales maternidades del país.

Este nuevo enfoque viene a subsanar un error de los médicos que apenas nacía un bebé lo sometían a estudios y revisiones. En la actualidad se comprobó que este proceder era equivocado y que ese momento de la “hora sagrada” es un derecho que la madre tiene y que no debe ser cercenado.

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas