Adorable kids playing and reading a book together

Desarrollar la creatividad mediante los cuentos

De la redacción de tvcrecer

La narración de cuentos y la lectura, son acciones que movilizan la imaginación y el sentido creativo. Muy buenos complementos de otros entretenimientos muy arraigados en los chicos, cuyo abuso suele ser nocivo.

A la edad de los pañales, ningún chico sabe leer. Obviamente. Sin embargo, resulta interesante que los adultos adopten la práctica de leerles cuentos a los pequeños. Cuentos sencillos, cortos. Con dibujos e ilustraciones, para que cada tanto, ellos tengan una imagen vinculada a la narración y, así, puedan darle forma a lo que van elucubrando en sus inquietas cabecitas. Aunque, a veces, esa elucubración se de de bruces contra la realidad del cuento.
Pocas cosas deben colaborar para desarrollar tan fuertemente la imaginación como los cuentos narrados, incluso los inventados al paso por los padres, protagonizados por algún animal favorito de los chicos o por su propia mascota, o cuya acción transcurre en lugares preferidos por ellos. Los chicos son especialistas en el armado de narraciones de este tipo. Cada baño es una batalla naval, con barcos de esponja y cañones lanza espuma de jabón, o fantásticas aventuras entre piratas o de un superhéroe contra temibles tiburones o monstruos marinos con forma de frascos de shampoo. Y cada selva o bosque preparados sobre la cama o el piso mismo, el escenario de increíbles historias de cazadores o de peleas por la supervivencia en la sabana de cubre cama o moquete.
La imaginación es frondosa en cada uno de los pequeños. Está en los mayores saber estimularla o no. Y darle posibilidades de echarla a volar. Sin ataduras, libremente. Y los relatos de los padres, primero, y luego, una vez agilizado el proceso de comprensión de lo leído, la lectura por sus propios, para conocer, saber y entretenerse, son actividades ideales para su desarrollo creativo. El objetivo debería ser generarle al chico el hábito de la lectura, proporcionándole textos cortos y divertidos, sobre temas que atrapen su interés. Incentivándolo. Insistiéndole. Y dándole el ejemplo, leyendo, para que los chicos lo vean a uno leer.
La lectura no pretende reemplazar ni pasarle por encima a otros entretenimientos, que a su manera también contribuyen a movilizar la imaginación y la creatividad, y que a esa corta edad seducen mucho más a los niños, por ejemplo, todos los juegos de consolas con los cuales es posible interactuar con amigos. No. La lectura viene a complementar. A cortar horas de sedentarismo frente a una pantalla manipulando botones que en varias ocasiones representan acciones altamente violentas.

 

Otras notas relacionadas