Pregnant woman getting ultrasound from doctor
1

El ABC de la ecografia

tvcrecer agradece al Dr. Antonio Terrones

No es casual que el imaginario colectivo asocie a la ecografía con el embarazo: la mayoría de los estudios que se realizan en un servicio de ecografía están relacionados con el embarazo, ya sea durante su desarrollo, antes de la concepción o después del parto. Pero la ecografía no es una técnica exclusiva de la mujer.

La ecografía ginecológica es el segundo estudio más solicitado. Parece un patrimonio exclusivo de la mujer, pero no lo es. Los estudios abdominales, renales, vesicales, pleurales, aórticos, musculares y muchos más se realizan en ambos sexos indistintamente. Obviamente, las ecografías de testículos, pene y próstata sí son exclusivas del sexo masculino.

¿Qué es la ecografía?

La ecografía es un método auxiliar de diagnóstico que utiliza al ultrasonido para representar en una pantalla la anatomía del lugar que se explora.

El ultrasonido es un sonido que se emite desde el transductor (el dispositivo que se desliza sobre el cuerpo), a una frecuencia imperceptible al oído. La onda viaja por los tejidos y al encontrar una superficie distinta a la anterior, parte del ultrasonido rebota (eco) y vuelve al transductor y el resto sigue hasta encontrar otra superficie y se repite el mismo efecto. El ecógrafo (la máquina) procesa la información que recibe y la presenta, en forma de escala de grises, en la pantalla. El ecografista (el médico) interpreta dichas imágenes que se observan en tiempo real y las documenta con fotos y/o película.

¿La ecografía puede producir algún daño físico?

Absolutamente no. Existe suficiente experiencia y está demostrado científicamente que el ultrasonido diagnóstico es inocuo para la especie humana, usado en condiciones normales. Esto quiere decir que los equipos modernos están calibrados para trabajar con una potencia incapaz de dañar a los tejidos en los tiempos de exposición habituales para cada estudio.

¿Hay ecografía a color?

La ecografía convencional es en blanco y negro (escala de grises).

El Doppler (una modalidad de ultrasonido diagnóstico que estudia el movimiento sanguíneo) tiene opción color.

La ecografía tridimensional puede colorearse de diferentes tonos, el mas utilizado es el sepia.

¿Por qué hay que guardar ayuno o beber un litro de agua antes de algunos estudios?

Para evitar el gas intestinal, que es un mal conductor del ultrasonido. En ayuno disminuye la producción de gas y permite poder evaluar el páncreas en la ecografía abdominal. Además, la falta de ingesta posibilita el llenado natural de la vesícula con bilis y así esta es visible en el estudio.

Del mismo modo, el llenado de la vejiga permite su propia evaluación y al aumentar de volumen separa al intestino del útero o de la próstata, según el caso, y facilita la exploración de estos órganos.

¿Quién realiza el estudio?

En nuestro país, un médico. La ecografía es dinámica, y para su correcta interpretación no se puede ni se debe limitar simplemente a observar una imagen fija en el monitor. El profesional que la practica hace un breve interrogatorio previo al estudio, y durante el mismo, para ubicar mínimamente el caso dentro de un contexto clínico. Estas preguntas no deben intranquilizar al paciente. Ellas son de rutina y no implican que “se vio algo malo”.

¿El ecografista oculta información al paciente?

No. Toda la información recabada en el estudio se vuelca en un informe escrito que el paciente puede leer antes de entregarlo al médico solicitante. No obstante, esta es una práctica desaconsejada por que el paciente no tiene formación específica para entender el informe. La persona mas capacitada para la correcta interpretación es el médico de cabecera, ya que es él quien conoce integralmente al paciente, sabe por que pidió el estudio, que espera encontrar con el mismo y con otros posibles estudios, así como cual puede ser su eventual tratamiento.

La perspectiva del ecografista es mas acotada ya que no cuenta con tantos elementos de juicio para emitir una opinión y no es de su injerencia el tratamiento.

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas