Bebé con boca saludable

De la redacción de tvcrecer

Consejos para mantener la salud y la higiene bucal del bebé. ¿Una recomendación especial? Concurrir al dentista antes del primer año de vida del niño.

Mantener los dientes saludables, no solamente es importante para el bebé, lo es para toda la familia. Los niños necesitan tener los dientes sanos para poder masticar correctamente y hablar con claridad. Los dientes de leche también mantienen el espacio para los dientes que los reemplazarán: los permanentes.

A continuación, una serie de consejos para mantener la higiene bucal y así evitar inconvenientes.

Proteger los dientes del bebé con flúor.

El flúor (también conocido como fluoruro) protege los dientes contra las caries. Y si la caries ya está instalada, puede evitar que esta progrese y haga más daño.

Muchas veces, el agua potable de las ciudades contiene flúor, pero si no llegase a contener, se recomienda consultar con los especialistas acerca de otros tipos de flúor que se puedan incorporar para mantener saludables los dientes del niño.

Examinar y limpiar los dientes del bebé.

Los dientes saludables mantienen un color uniforme. Si se observan manchas o puntos, es necesario llevar a la criatura al dentista.

¿Cómo limpiarlos? Hay que hacerlo apenas salgan y para ello se aconseja emplear un paño suave y limpio o un cepillo dental para bebés. El aseo debe realizarse al menos una vez al día y el momento más indicado es por la noche, justo antes de acostarlo a dormir. A los dos años (o antes, si es que el dentista o médico pediatra lo sugiere), uno puede comenzar a pasarle el cepillo con una pequeña cantidad de pasta dentífrica, que incluya flúor.

Los niños pequeños no deben cepillarse los dientes por sí mismos. Ellos necesitarán la ayuda de los padres hasta que tengan 7 u 8 años de edad. Un consejo es que los padres inicien el cepillado y que los chicos los terminen.

Alimentarlo saludablemente.

Otro dato importante para mantener la boca limpia es suministrarle alimentos sanos al bebé. Seleccionar aquellos que contengan poca azúcar. Darle abundantes frutas y verduras, y ocasionalmente, galletitas y otras golosinas.

No dormir al bebé con la mamadera.

La leche, los jugos y otras bebidas dulces contienen mucha azúcar, y cuando un líquido azucarado se mantiene en los dientes del bebé demasiado tiempo, puede causar caries. Y los dientes con caries pueden causar dolor.

Visite al dentista antes del primer año del bebé.

El niño debe ir al dentista antes de su primer año de vida. Este le examinará los dientes y brindará un diagnóstico preciso de la situación. El profesional enseñará la mejor manera de limpiarle los dientes y brindará otros consejos relacionados con la mantención de la salud y la higiene de la boca del niño.

 

Otras notas relacionadas