sarampion
5

Contagio, síntomas y prevención del sarampión

El sarampión es una enfermedad que se transmite a través de las gotas de la nariz y la boca de los enfermos. Suele ser más común entre los chicos de edad preescolar y escolar. Puede prevenirse a través de una vacuna.

tvcrecer agradece a Fernando Burgos

El sarampión es una infección virósica que produce brotes en la piel y que es mucho más frecuente en niños pequeños. Es contagiosa, sobre todo durante la etapa anterior al surgimiento de los brotes, aunque después continúa el riesgo de contagio.

¿Cómo se contagia?

La infección del sarampión es provocada por un virus (mixovirus) que se transmite cuando uno inhalada gotitas inefecciosas. Luego del contagio, hay un periodo de incubación es de 10 a 11 días en el que no aparecen síntomas y en el que el contagio es muy alto.  Bastan unos cuantos minutos para contraer la enfermedad por gotitas de Flügge, procedentes de las secreciones de la boca y la nariz que eliminan los enfermos al toser o estornudar.

Los que más probabilidades de contagio tienen son los chicos en edad preescolar y escolar. Además, la enfermedad en más grave en los niños que en los adultos.

Síntomas

El sarampión tiene dos etapas: la fase preeruptiva y la fase eruptiva. En la frase preeruptiva hay:

  • fiebre elevada;
  • malestar general;
  • catarro y tos seca;
  • manchas de Koplik: puntos blancos de 1 a 2 mm en la cara interna de las mejillas (en el 50 a 80% de los casos).
  • conjuntivitis (en algunos casos).

En la fase eruptiva aparece el exantema, que es una erupción en la piel que aparece detrás de las orejas y luego se extiende a la frente, la cara y el resto del cuerpo. En un principio, las manchas se borran con la presión. Al tercer día, la erupción palidece y al cuarto se tornan parduscas: en esta fase las manchas ya no se borran con la presión y tienden a descamar.

La fiebre, la postración y el malestar general disminuyen de 2 a 3 días después de que brota el exantema, presentándose una mejoría general.

El sarampión puede provocar complicaciones como neumonías, bronquitis graves, bronquiolitis y laringitis. Cuando el sarampión evoluciona sin presentar exantema la mortalidad alcanza cifras de 80-100%

Tratamiento

No existe un tratamiento especifico, por lo que los pacientes infectados deberán de recibir un manejo de apoyo, tratando de prevenir las complicaciones. Para la fiebre se utilizaran antipiréticos o medios físicos.

Prevención

La prevención es el arma más eficaz para evitar el sarampión. La mejor manera de prevenir la enfermedad es con la aplicación de vacuna de virus vivos atenuados al año de edad y al ingreso escolar.

Otras notas relacionadas