Seguridad en el agua en niños de 1 a 5 años

tvcrecer agradece al Dr. Diego Montes de Oca

El ahogamiento es una de las causas principales de muerte en niños de 1 a 5 años. Para evitar los accidentes, los adultos deben supervisar a los niños y tomar medidas de prevención. En esta nota, proporcionamos algunos consejos para prevenir los ahogamientos.

La edad más frecuente de ahogamiento es en niños de uno a tres años, y las piletas de natación representan la causa principal durante esta edad. Un niño puede ahogarse aún mientras un adulto está presente. En la mayoría de los casos, los accidentes ocurren cuando no existe una supervisión cuidadosa de un adulto, ya sea cuando el niño está fuera o dentro de la pileta. Por lo tanto, la pricipal medida de prevención de accidentes en la pileta es la supervisión constante de los niños por parte de un adulto.

Casi el 50 % de los niños pequeños que se ahogan en piscinas han sido vistos por última vez dentro de la casa. Los niños pueden fácilmente resbalar y caer dentro de la pileta sin hacer ningún ruido (zambullida, salpicón, golpe) y no ser encontrados hasta que alguno de los adultos percibe su ausencia.

  

Recomendaciones:

* Nunca deje a su hijo sólo, dentro o cerca de una pileta, aunque sea sólo por un momento.

* Coloque una reja protectora alrededor de la pileta. Algunas características importantes son:

* No deje cosas que le llamen la atención al niño cerca de la pileta o en el agua (juguetes, pelotas, colchonetas, etc.) ya que al niño intentará buscarlos.

* Es conveniente que use salvavidas que sean confiables o alitas (dobles)

* Estar todo el tiempo con el salvavidas o alitas y que no se lo saque cada dos minutos.

* Si hay mucha gente en la pileta no se confíe, muchos accidentes ocurren de esta manera

* Si muchos miran, nadie mira. Es conveniente que uno solo sea el responsable y no se descuide.

* Jamás tener aparatos eléctricos en la pileta (radios, tv, etc.)

* Si un niño desaparece buscar siempre primero en la pileta.

* Si usted utiliza una cobertura (lona, plástico, malla), no utilice las flotantes (las fijas al borde son más seguras), cubra totalmente la pileta para evitar la caída debajo de dicha cobertura y esté seguro que no haya agua sobre la misma.

* No use trampolín en piletas no aptas para tal fin y evite el uso del tobogán.

1. El cerco debe medir 1.20 a 1.50m de altura.

2. La separación entre los barrotes debe ser de 10 cm.

3. Idealmente deben ser barrotes.

4. Si es de alambre tejido el niño puede trepar.

5. Si tiene perro, debajo del cerco tiene que haber una superficie sólida (cemento o ladrillo) porque pueden escarbar y producir una vía de entrada.

6. Hay que controlar periódicamente el cerco buscando posibles fallas. (esquinas)

7. Además de la puerta es conveniente tener en la parte de abajo una alambre tejido de aprox. 50 cm de alto, para protección de los más pequeños.

8. Revisar que el candado esté bien cerrado.

9. La llave debe estar a cargo del adulto responsable y no de hermanos mayores y no olvidarse la puerta abierta.

10. Cuidado con las sillas de jardín, ya que los niños las pueden usar para treparse al cerco, si no las usa apílelas o guárdelas.

11. No debe haber maceteros, plantas o árboles cercanos al cerco, ya que el niño se puede trepar por medio de ellos.

Primeros auxilios

El pronóstico cuando rescatamos a un niño ahogado en una pileta depende de la resucitación cardiopulmonar que se le haga en ese momento por lo cual es fundamental que las personas que están a cargo de niños realicen cursos para saber hacer reanimación cardiopulmonar.

Si Ud. desea que su hijo concurra a un programa de natación, centre sus expectativas en el juego (y no en el aprendizaje propiamente dicho) y una vez que su hijo esté en condiciones (usualmente alrededor de los cinco años) y, si él lo desea, inclúyalo en el aprendizaje propiamente dicho (lecciones de natación). El aprendizaje de natación crea en algunos padres una falsa expectativa de seguridad, dado que ellos piensan que sus hijos pueden realmente nadar.

Recuerde que el aprendizaje de natación no significa que su hijo esté totalmente seguro en el agua. También recuerden que aunque su hijo sepa nadar necesita ser supervisado, vigilado y observado continuamente. Nadie, sea adulto, joven o niño, debería nadar sólo.

Otras notas relacionadas