Familia 20

Educar y prevenir

Hoy en día, las amenazas a la libertad son más sutiles que antes: los comportamientos adictivos, como el tabaquismo o el consumismo, son un ejemplo. Nuestro objetivo como padres debe ser que nuestros hijos sean libres para elegir el bien, es decir, la opción más adecuada.

Hoy en día, las amenazas a la libertad son más sutiles que antes: los comportamientos adictivos, como el tabaquismo o el consumismo, son un ejemplo. Nuestro objetivo como padres debe ser que nuestros hijos sean libres para elegir el bien, es decir, la opción más adecuada.

 

En una época que se proclama a sí misma como la promotora y defensora de la libertad, resulta paradójico encontrar tantas muestras de sometimiento. Mientras que durante siglos la pérdida de la libertad se presentaba bajo la forma de esclavitud, de dominación, de autoritarismo, de represión y censura, hoy los “enemigos” de la libertad revisten formas mucho más sutiles.

Se trata no tanto de restricciones exteriores y violentas como de automatismos y comportamientos “adictivos” internos y no siempre conscientes: el consumo de alcohol y de droga, el culto a los videojuegos o la TV, la “ciberadicción” o la pornografía, el mismo hábito de fumar, el consumismo, etc. son tan sólo algunos de los síntomas más frecuentes que demuestran hasta qué punto el hombre, a pesar de haber proclamado la defensa de la libertad como valor supremo, no ha sabido aún encontrar un camino eficaz para el desarrollo de una personalidad auténticamente libre.

El desafío será entonces el de forjar hombres y mujeres con auténtica “libertad interior”, aquélla que da verdaderamente sentido a la “libertad exterior”.

¿Qué se entiende por “libertad interior”? Desde nuestro punto de vista ésta no se reduce a “la posibilidad de hacer lo que uno quiere”. Por más que este “poder hacer” es requisito indispensable para su desarrollo, no es la libertad entendida en su sentido más profundo. Ser plenamente libre no es “poder elegir cualquier cosa” pues el que está así, “indeterminado”, no ha elegido nada aún y por lo tanto, no ha gozado de ningún bien.

Ser libre, por el contrario, consiste en determinarse hacia el bien, elegir el bien, la opción más adecuada. En este sentido, educar hombres libres es educar hombres buenos, personas que aún con condicionamientos- elijan correctamente y gocen del bien elegido. Y esta decisión se toma como padres antes de que nuestros hijos nazcan, debe ser un objetivo de vida familiar a educar desde que los niños son pequeños.

Un primer desafío será, entonces, el de educar la inteligencia para que sepa descubrir el auténtico valor de las cosas.

La voluntad sólo adhiere con firmeza y goza de un bien si la inteligencia lo encuentra realmente “valioso”.

Pero no basta con educar la inteligencia: se necesita también capacidad para renunciar y comprometerse.

Se trata de dos caras de la misma moneda: elegir correctamente supone comprometerse con un bien, un valor, una persona, un ideal. Sin embargo, al elegir, muchas veces debo renunciar a varios otros bienes.

Y esto a veces “duele”. ¿Nos hemos preguntado, en este sentido, qué capacidad tienen los chicos para tolerar las naturales “frustraciones” de la vida? ¿Hemos reflexionado en torno a su capacidad de comprometerse y ser constantes con los compromisos asumidos? ¿Qué hay de nuestra capacidad de tolerancia y compromiso?

En esta línea, la formación de hombres libres y la prevención de cualquier género de adicciones no podrá reducirse a un mero “fomento de elecciones” en casa, sino a un profundo proceso de desarrollo y maduración de las facultades humanas.

tvcrecer agradece al Lic.Adrián Dall Asta

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...