nina-mochila-libros

Consejos para ahorrar en la compra de útiles escolares

De la redacción de tvcrecer

El trabajo que demanda y el gasto que implica, generan dolores de cabeza, por esa razón Tvcrecer brinda algunas ayudas para simplificarla y ahorrar.

La vuelta al colegio de los chicos pone punto final a un capítulo, el de las vacaciones de verano, y abre otro, generador de más de un dolor de cabeza: la compra de los útiles escolares, la cual debe ceñirse estrictamente a una completa lista enviada por cada establecimiento.

La bendita lista pareciera requerir material para todo el ciclo primario y secundario, sin embargo, es únicamente para un ciclo lectivo. Por eso, además de generar un fuerte dolor de cabeza, por lo precisa que es la descripción del elemento a conseguir (marca, forma, color y hasta los gramos de peso que debe tener) y por el hecho de no admitir sustituto similar alguno, también esto provoca un agudo dolor de bolsillo. Es por esta razón que tvcrecer, a modo de aspirina, brinda consejos basados en la experiencia de padres avezados en el asunto, para conseguir todo y gastando lo menos posible.

  1. Organización. Un concepto vital. Que implica coordinar con las otras madres del curso, hacer una compra comunitaria en algún mayorista. Y dividirse las tareas para que todo resulte más sencillo: recaudar el dinero, ir al lugar a comprar y repartir las cosas entre las demás madres.
  2. Ajustarse a un monto determinado es otra clave. Y no superarlo permite organizarse mejor. Compartir con los chicos ese presupuesto y pedirles que colaboren en el cuidado de los útiles, les enseñará el valor de las cosas y que todo cuesta esfuerzo.
  3. Aquí el consejo es emprender la tarea con tiempo y no esperar hasta último momento para comprar los útiles, porque de este modo, se hace difícil buscar buenos precios. Por otro lado, se previenen posibles aumentos. Y cuanto más se adelante uno en las compras, mejor, no olvidar que vivimos en un país donde una cosa tiene un valor a la mañana y otro por la tardecita. Si no es posible comprar con debida anticipación, esperar entonces los descuentos que ofrecen algunos bancos o tarjetas de crédito cuando se acerca el inicio de las clases.
  4. Ganas. Ganas de caminar y así encontrar precios más bajos. En este sentido es un buen ejercicio comparar los precios de la librería del barrio con los del supermercado (que a veces incluye descuentos) y con los de una librería más grande, y evaluar dónde conviene comprar y qué lugares dejar para las compras más chiquitas, esas que nunca faltan a lo largo del año.
  5. Priorizar la calidad por sobre la marca de los productos o elementos. Es cierto que una buena marca suele ser garantía de calidad, sin embargo hay productos o elementos de marcas menos conocidas que pueden ser igual de buenos. En cuanto a la mochila o a la cartuchera, que son costosos, resulta imprescindible la calidad ya que el gasto amerita que su vida útil abarque todo el año.
  6. Reciclar. Revisar los útiles que sobraron o que llegaron sanos y salvos al final del año anterior y constatar su estado para usarlos nuevamente. Siempre quedan perdidas en algún cajón tijeras, reglas, gomas, lapiceras, lápices de colores y demás artículos, que pueden volver a emplearse.

 

Estos consejos no garantizan evitar los dolores, pero casi seguramente, los harán más llevaderos.

Otras notas relacionadas