Durante los primeros años de vida son muy comunes los problemas de sueño. Algunos de estos problemas son deambular nocturno, negarse a acostarse, tener pesadillas, caminar dormido y mojar la cama. Cada niño difiere en cuanto a la cantidad de sueño que necesita, el tiempo que tarda en conciliar el sueño y la felicidad con la que se despierta. Los padres pueden ayudar a sus hijos a adquirir buenos hábitos de sueño, incluso desde una edad temprana. Siga leyendo para saber cómo hacerlo.

Bebés

Los bebés no tienen ciclos regulares de sueño sino hasta los 6 meses de edad, aproximadamente. Aunque los recién nacidos duermen de 16 a 17 horas al día, es posible que tan solo duerman de 1 a 2 horas a la vez. A medida que crecen, necesitan dormir menos. Sin embargo, cada bebé tiene sus propias necesidades de sueño. Es normal que un bebé de 6 meses de edad se despierte de noche pero que vuelva a quedarse dormido luego de unos minutos.

He aquí algunas sugerencias que podrían ayudarle a su bebé (y por lo tanto a usted) a dormir de noche:
Mantenga a su bebé calmado y quieto mientras lo alimenta o lo cambia durante la noche. Trate de no estimularlo ni despertarlo demasiado.
Dedique tiempo al juego durante el día. El hablar y jugar con el bebé durante el día alargará las horas en que está despierto. Esto le ayudará a dormir durante períodos más largos durante la noche.
– Acueste a su bebé cuando esté somnoliento pero aún despierto. Esto le ayudará a aprender a conciliar el sueño en su propia cama. El arrullarlo o mecerlo hasta que se quede completamente dormido puede hacer que le sea más difícil volver a conciliar el sueño si se despierta durante la noche.
– Espere unos cuantos minutos antes de responder al llanto de su bebé. Vea si se vuelve a quedar dormido por su cuenta. Si continúa llorando, vaya a verlo, pero no prenda la luz, no juegue con él ni lo levante. Si el bebé se desespera o es incapaz de tranquilizarse por su cuenta, contemple qué más puede estar molestándolo. Es posible que tenga hambre, esté mojado o sucio, tenga fiebre o que no se sienta bien.

Bebés mayorcitos y niños en edad preescolar

Para muchos padres la hora de acostar a los niños de 1 a 2 años es la parte más difícil del día. A esta edad los niños se resisten a irse a dormir, especialmente si tienen hermanos mayores que aún están despiertos. Ponga en práctica los siguientes consejos para ayudar a su hijo pequeño a adquirir buenos hábitos de sueño:
– Establezca una rutina de quietud antes de acostarse para ayudar al niño a entender que pronto será el momento de irse a dormir. Aproveche este momento para leerle un cuento, escuchar música suave o darle un baño. Puede ser tentador jugar con el pequeño antes de que se vaya a la cama. Sin embargo, el juego activo puede hacer que el niño se ponga demasiado agitado para poder dormir.
– Sea consistente. Establezca una hora fija para irse a la cama. Esto le ayudará a su hijo a saber qué le espera y a establecer patrones de sueño saludables.
– Permítale al niño llevarse algo especial a la cama cada noche.
– Cerciórese que el niño esté cómodo.
– No le permita al niño dormir en la misma cama con usted. Esto puede hacer que le sea más difícil quedarse dormido cuando esté solo.
– No regrese a la alcoba del niño cada vez que se queje o le llame. Espere unos cuantos segundos antes de responder al llamado del niño y alargue el tiempo de respuesta cada vez más. Esto le dará al niño la oportunidad de quedarse dormido por su cuenta. Tranquilice al niño haciéndole saber que usted está cerca.
– Déle tiempo. El ayudarle a su hijo a desarrollar buenos hábitos de sueño puede ser todo un desafío. Es normal molestarse cuando un niño nos despierta seguido en la noche. Trate de ser comprensivo. Una respuesta negativa por parte de uno de los padres a veces hace que el problema de sueño empeore.

Problemas de sueño comunes

Hay muchas cosas que pueden hacer que su hijo se despierte de noche. La mayoría ocurren cuando el niño está demasiado cansado o bajo estrés. El mantener un horario regular de sueño o aumentar las horas que su hijo duerme podría prevenir muchos de estos problemas. Si los problemas de sueño de su hijo persisten o empeoran, hable con el pediatra.

Pesadillas

Las pesadillas son sueños que provocan miedo y que suelen ocurrir durante la segunda parte de la noche cuando el sueño es más intenso. Un niño que tiene una pesadilla podría despertarse llorando o aterrorizado y posiblemente le cueste trabajo volver a dormir.
Lo que usted puede hacer:
– Acuda al lado del niño lo más rápidamente posible
– Animelo a que le cuente lo que pasó en el sueño
– Permitirle dejar una luz encendida si eso le hace sentir mejor
– Una vez que el niño esté listo, animelo a volver a dormirse
– Averigüe si hay algo que está asustando al niño, como una sombra. Si es así, procure eliminar.

Terrores nocturnos

Los terrores nocturnos ocurren más a menudo en bebés grandes y niños de edad pre escolar y tienen lugar durante las etapas más profundas del sueño.
Durante un terror nocturno su hijo podría llorar, sudar, tener una mirada aterrada.
Aunque los terrores nocturnos pueden durar hasta 45 minutos, la mayoría son mucho más cortos. Casi todos los niños vuelven a quedarse dormidos ya que en realidad no se han despertado. A diferencia de una pesadilla, el niño no recordará el terror nocturno.
Lo que usted puede hacer:
– Mantener la calma. Los terrores nocturnos por lo general asustan más a los padres que al niño mismo.
– No intente despertar al niño.
– Recuerde después de un corto tiempo, es muy probable que su hijo se relaje y vuelva a quedarse dormido tranquilamente.

Caminar y hablar dormido

Al igual que los terrores nocturnos, el caminar y hablar dormido ocurre cuando un niño está en una etapa de sueño profundo. La mayoría de los niños que caminan dormidos regresan a su cama por su cuenta y no recuerdan haberse levantado.

Lo que usted puede hacer
– Fijarse que su hijo no se lastime a sí mismo
– Cierre con llaves las puertas que dan al exterior para que el niño no pueda salir de la casa.
– Bloquear las escaleras.
– No intentar despertarlo.

Mojar la cama (también llamado enuresis)


Es muy común entre los niños pequeños mojar la cama de noche. Aunque no se conocen a ciencia cierta todas las causas del mojar la cama, he aquí algunas causas posibles:
– La vejiga de su hijo no puede contener la orina por una noche completa.
– Su hijo duerme muy profundo y no puede despertar a tiempo
– El cuerpo de su hijo produce demasiada orina
– Su hijo está estreñido (lo que puede poner presión en la vejiga)
– Su hijo tiene una enfermedad leve, está agotado o está reaccionando a cambios o situaciones tensas que se viven en la casa.
– Hay una propensión familiar a mojar la cama.
– Lo que usted puede hacer
– No culpe ni castigue al niño
– Pídale al niño que vaya al baño antes de irse a la cama.
– Evitar darle líquidos antes de acostarse.
– Mantener limpia la cama y protegerla de la humedad y de los olores.
– Establezca una regla de “no burlas” en la familia.
– El hábito de mojar la cama suele desaparecer a medida que el niño crece. Si le preocupa que su hijo siga mojando la cama, hable con su pediatra.

Rechinar los dientes


Es común que los niños rechinen los dientes durante la noche. Aunque el sonido es desagradable, por lo común no es perjudicial para los dientes del niño. Esto puede estar relacionado con tensiones y ansiedad, y suele desaparecer en un corto tiempo. Sin embargo, puede reaparecer cuando el niño está bajo estrés.
Lo que usted puede hacer
– Trate de ayudar a su hijo a manejar el estrés
– Hable con el pediatra para descartar cualquier condición médica que esté ocasionando el problema. Además hable con su dentista o dentista pediátrico para garantizar que los dientes del niño no sufran por el hábito de rechinarlos.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...