Familia 40

Expectativas en nuestros hijos

La autoimagen del niño se va formando a través del entorno familiar. Nuestras respuestas son importantes para el bebé: a través de ellas puede sentirse valioso o, por lo contrario, poco importante. Es importante que ajustemos nuestras expectativas para no sobreexigir a nuestros hijos y quitarles la contención que necesitan.

Al nacer, el bebé no sabe qué «es» y lo va descubriendo poco a poco en su entorno que funciona como un espejo que lo va reflejando. Si predominan las experiencias en las que lo hacemos sentir valioso, digno de amor, querido, querible, único, él se sentirá exactamente así. Lo mismo ocurrirá si le mostramos que es molesto, ruidoso, insoportable, burro, demandante… Las palabras, el lenguaje corporal y las actitudes de los padres irán moldeando esta imagen de sí mismo del niño. De todos modos esto no significa que todas las experiencias tengan que ser de este tipo pero sí que éstas predominen en la experiencia del niño.

El tema principal a revisar para que esto no parezca una tarea imposible son las expectativas realistas tanto acerca del niño como de nosotros mismos. Nuestras expectativas pueden no ser realistas por muchas razones: que traslademos nuestra autoexigencia a nuestros hijos, que sea demasiado importante para nosotros la opinión de otros (abuelos, vecinos), que intentemos que nuestros hijos hagan lo que hicimos nosotros o, lo que es igual de grave, lo que no pudimos hacer, nuestra falta de experiencia, nuestra dificultad para esperar que ellos maduren a su debido tiempo, nuestra propia autoestima baja que nos hace buscar seguridad en hijos «perfectos».

A nadie se le ocurre tirar de la punta de una planta para que crezca más rápido, confiamos que si le damos agua, aire, luz y nutrientes adecuados ella va a saber crecer. Aunque parezca absurdo muchas veces nos encontramos haciendo esto con nuestros hijos. Un ejemplo: al chiquito de un año le regalamos la “zapatilla” para andar, que domina a los dos, para el segundo cumpleaños le regalamos el triciclo, que llega a usar bien a los tres, para ese día ya le regalamos la bici…. que usa con comodidad a los cuatro, momento en que empezamos a insistir con que deje las rueditas! Cómo hace ese chiquito para sentirse hábil, o capaz, si permanentemente le pedimos lo que todavía no puede hacer? Cómo hace para estar tranquilo de que no nos desilusiona? A diferencia de la planta (que sabemos que va a crecer) nuestra falta de confianza en nuestra capacidad de educar y de ser modelos adecuados para nuestros hijos nos lleva a «empujarlos» hacia adelante, no pudiendo disfrutar sus logros, centrándonos en lo que falta, y logramos exactamente lo contrario de lo que anhelamos: hijos con poca confianza en sí mismos. Disfrutemos cada momento evolutivo sabiendo que el próximo va a llegar y los veremos sonreír confiados y seguros de sí mismos, eso lo que todos soñamos para nuestros hijos.

tvcrecer agradece a la Lic. Maritchu Seitún

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...