Familia 25

¿Cómo hablar de la muerte?

Cuando muere algún familiar o amigo cercano, nos resulta muy difícil explicarles a los más chicos qué fue lo que ocurrió. ¿Cómo hablar con nuestros hijos de lo que significa la muerte? En esta nota, algunas recomendaciones que van a servir tanto a creyentes como a no creyentes.

Cuando muere algún familiar o amigo cercano, nos resulta muy difícil explicarles a los más chicos qué fue lo que ocurrió. ¿Cómo hablar con nuestros hijos de lo que significa la muerte? En esta nota, algunas recomendaciones que van a servir tanto a creyentes como a no creyentes.

 

Hablando de la muerte con los chicos

Indudablemente es más fácil explicar la muerte si creemos en una vida después de la vida. Pero aunque no seamos creyentes, el que no está sigue con nosotros en el recuerdo, en las cosas que compartimos, o que nos enseñó, es decir que sigue acompañándonos «desde adentro», aunque al principio es tan fuerte la ausencia que cuesta darse cuenta de esto.

Aún en el caso en que podemos decir que el abuelito está en el cielo, les cuesta mucho a los chicos comprender el cielo y el cementerio, ¡y a nosotros a veces también!

Elizabeth Kubler Ross, médica que se especializó en el tema de la muerte, nos ofrece una imagen que me encanta para explicarles a los chicos el tema de la muerte: la compara con el proceso de transformación de oruga a mariposa. Nuestro cuerpo es el capullo donde vivimos esta vida, llegado el momento ese capullo ya no nos sirve, la mariposa sale y levanta vuelo. Lo que va a la tierra es ese cuerpo que ya no sirve, el alma o espíritu es la mariposa que va al cielo.

¿Qué les contamos los creyentes?

Las personas (y los otros seres vivos) mueren casi siempre cuando llegan a viejitos, y ya «cumplieron» su ciclo de vida: tuvieron un hijo, plantaron un árbol y escribieron un libro, como dice el dicho (hablaremos de enfermedades terminales o accidentes fatales sólo cuando sea necesario porque haya ocurrido un caso). Ese cuerpo (como el capullo de la mariposa) ya no les sirve, y es lo que enterramos. En cambio, el alma, o el espíritu (como la mariposa) va al cielo y desde allí nos acompaña, nos cuida.

Ante preguntas concretas, respuestas concretas: ya no necesita comer o abrigarse, está bien, acompañado de otras personas que murieron antes (bisabuelos, tatarabuelos), que los quieren y los esperan.

¿Qué contamos los no creyentes?

Ese cuerpo, ese reloj, ya no podía andar más, se le acabó la cuerda. A partir de ahora va a estar en nosotros, en nuestra memoria, con todo lo que compartimos, todo lo que nos enseñó, todo lo que hicimos juntos.

Es importante hablar y recordar a la persona que murió, aunque nos cueste y lloremos al principio, es en la repetición de las ideas que los chiquitos van entendiendo lo que pasó. Es esperable que se enojen, que tengan miedo de que nos pase algo a nosotros, o a ellos, por eso la explicación básica tiene que ver con el ciclo de vida cumplido y con la vejez.

tvcrecer agradece a la Lic. Maritchu Seitún

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...