Embarazo 35

Las embarazadas y la actividad física

Los médicos consideran beneficiosa la actividad física en las embarazadas, siempre y cuando sea suave y con controles permanentes.

Los médicos consideran beneficiosa la actividad física en las embarazadas, siempre y cuando sea suave y con controles permanentes.

Los obstetras y los ginecólogos aconsejan la actividad física para las embarazadas. El punto a tener en cuenta es que no pueden hacer cualquier tipo de ejercicios. Los permitidos son, en líneas generales, caminar, hacer bicicleta y nadar. En estos casos, el feto no es perjudicado bajo ninguna circunstancia, y por otro lado, las actividades apuntadas significan un beneficio para la madre, porque además de mantener el tono muscular y manejar la parte calórica, la actividad muscular evita el hiperinsulinismo.

El ejercicio debe ser aeróbico, suave y sin sobrecargas, como para que el ritmo cardíaco oscile entre los 90 y 100 latidos por minuto y no los supere. Y la periodicidad sugerida es de tres veces a la semana, con sesiones de treinta a cuarenta minutos cada día.

Para el primer trimestre del embarazo, lo indicado es realizar solo caminatas, al menos hasta que la mujer haya superado la ecografía de las doce semanas, momento en el cual se establece si el embarazo está correctamente implantado. Si, en cambio, la opción escogida es la bicicleta fija, se debe realizar sin resistencia alguna. Es fundamental la hidratación permanente, con agua o bebidas deportivas, y en épocas estivales, tomar la precaución de hacerlo en lugares bien ventilados. La tercera variante es la más aconsejable de todas: la natación. Natación simple y suave. La ventaja adicional de esta actividad es que el sólo hecho de meterse en una pileta de grandes proporciones, hace que el agua ejerza presión sobre el cuerpo, comprimiendo las venas y el tejido periférico, provocando la eliminación de líquido.

Otros ejercicios como el yoga o la gimnasia con el método pilates, son básicamente ejercicios de elongación, que requieren ser realizados con mucho cuidado. Y en el caso de los anteriores, más convencionales, también exigen controles permanentes.

El momento de parar con la actividad física es subjetivo, hay madres que a las 25 semanas ya no pueden realizar tanto esfuerzo, en cambio, otras, continúan, sin inconvenientes, hasta las 33 semanas, muchas veces producto de un hábito previo en cuanto a los ejercicios físicos.

De la redacción de TvCrecer

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate
tvcrecer.com

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...