Tratemos de hacer un recorrido sobre qué es lo más habitual en el tercer trimestre, siempre recordando que cada embarazo puede resultar único y diferente, y que mantener la intimidad en esta etapa tan especial puede reforzar los sentimientos de la pareja, aparte de otros muchos beneficios.

Durante los 9 meses habrá cambios en nuestra sexualidad, en ocasiones podrían resultar desconcertantes para alguna de las partes, o causar sentimientos de miedo o culpabilidad, o el sexo ahora puede resultar maravilloso o puede darse una mezcla de todo ello. En cualquier caso, hay que vivirlo con calma y naturalidad, dialogando con la pareja ante cualquier duda o temor que nos surja.

  • En el tercer trimestre.

Es habitual que la disminución en la frecuencia de relaciones sexuales en estos momentos sea más drástica que en el primer trimestre. Las molestias físicas de la madre, la incomodidad y la cercanía del momento del parto, que puede provocar nervios, ansiedad o temores, pueden impedir que el deseo sexual surja, no ya con ímpetu, sino ni siquiera débilmente. Para la mujer puede resultar más difícil alcanzar el placer sexual durante las últimas semanas de gestación, aunque hay algunas futuras mamás que no experimentan problemas en este sentido.

Durante las relaciones sexuales en este trimestre, la mujer puede producir calostro que salga de los pechos mediante la estimulación. No es nada preocupante, simplemente estaremos ayudando a que se produzca esta sustancia precursora de la leche. Si o se estimulan los pechos, puede no salir, aunque hay mujeres a las que salen gotitas de calostro con el orgasmo.

A pesar de que en estos momentos la pesadez y el gran aumento de volumen pueden dificultar algunas prácticas sexuales, cuando se acerca el parto hacer el amor es muy beneficioso también. La actividad sexual estimula mecánicamente el cuello del útero, de modo natural y agradable, favoreciendo su dilatación. El sexo puede servir de este modo para ejercitar los músculos pélvicos, manteniéndolos fuertes y flexibles.

Además, el semen contiene cierta cantidad de prostaglandina, sustancia que puede favorecer la contracción del útero. Por lo tanto, tener sexo antes del parto puede ayudarnos a ablandar el cuello del útero, lo cual facilitará el trabajo del parto y aliviará el dolor.

Es un buen momento para pensar que ahora, más que amantes, la pareja se convertirá en padres, buscando y disfrutando una nueva dimensión en la relación, incluso una nueva intimidad en la cama. No importará tanto la cantidad de relaciones como la calidad de éstas, y la conexión emocional que se logre con ellas, algo que sólo se logra tras la práctica, paciencia, comprensión y diálogo.

Fuente: Bebés y más

Etiquetas:

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate
tvcrecer.com

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Hoy es un día perfecto para estar en familia ”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...