Nació cincomesino y vivió para contarlo: el resultado es una novela que narra el mundo de los bebés prematuros

Nueve meses le llevaron a Michael Josch dar a luz su primera novela: 770 gramos (Emecé), basada en la historia real de su llegada a esta vida. Su madre cursaba el quinto mes de embarazo y el parto se desencadenó antes de lo esperado. Michael nació a  las 22 semanas de gestación, sin haber recibido la medicación que habitualmente se da antes de un parto prematuro para estimular el desarrollo de los pulmones.

Veintidós años después del alta volvería a visitar la sala de neonatología para reencontrarse con el mismo equipo de médicos y enfermeras que lo cuidó. Michael, además de la gratitud, tenía otra intención. Conocer su propia historia para poder contarla. El resultado es un libro emotivo y lleno de humor que saca lágrimas y carcajadas.

Narrado, en primera persona, el autor le da voz a ese bebé prematuro que hace 23 años, arribó a la vida. No para pasar a los cálidos brazos de sus familiares, ni para alimentarse de la leche  materna. Sino para quedar internado en una incubadora y pasar tres meses rodeado de médicos y enfermeras. Conectado a cables y máquinas, en una sala de neonatología.

Es curioso que para los tiempos de la literatura, 9 meses pueda considerarse un plazo corto. Mientras que para la gestación de una vida humana es el necesario y suficiente. Quizá todo en Michael esté signado por la condición de prematuro. O no. Pero al menos es lo que este joven escritor de 23 años, se viene preguntando desde el día en que advirtió  esa cicatriz que siempre había estado en su espalda. Lo que le hizo recordar que había sido un bebé prematuro.

“En ese momento me choqué conmigo mismo. Sabía que la cicatriz estaba allí, pero al no verla se había convertido en algo sin importancia, salvo cuando alguien me preguntaba por qué la tenía y yo respondía con humor, inventando alguna historia heroica o extraordinaria”.

La realidad era que lo habían operado a los 20 días de nacido de algo llamado ductus, pero no se había preocupado por saber más. Sabía que nació a las 22 semanas de gestación, que había pesado 770 gramos y que había medido 30 centímetros. Nunca hasta ese momento se había cuestionado qué impacto había tenido en su historia esa etiqueta “prematuro”. Pero sabía que en algún lado de su existencia la llevaba inscripta. Acaso en el subconsciente, o quizá a la vista, en esa cicatriz.

Lo cierto era que su llegada al mundo no había sido edulcorada como en las publicidades que solía redactar. Poco había tenido de las imágenes felices y de la perfección que él solía elaborar en sus redacciones creativas. La circunstancia real de su nacimiento había estado cargada de riesgo, miedo y dramatismo. Durante tres meses ese bebé que había sido, estaba luchando entre la vida y la muerte. La debilidad y la fortaleza, el pulso de vida y la falta de aire.

Leer también: Prematuros: La importancia de la familia

Pero la historia había tenido un final feliz, una vez dada el alta del sanatorio.  Creció en familia como cualquier otro chico y su llegada al mundo había quedó olvidada. Nadie recuerda los primeros años de su vida. No se sabe mucho cómo funciona, por qué, ni qué sentido tiene. Por eso es uno de los grandes misterios del cerebro humano: la amnesia infantil.

Quizá por eso se conocen las voces de las familias de los prematuros, de los profesionales de la salud y de quienes abogan por una mejor calidad de atención para estos niños, pero no la de los verdaderos protagonistas.

De ahí el valor y el impacto que provocó la lectura de esta novela en una gran cantidad de lectores que habiendo vivido historias similares o no, que simplemente se conmueven por la novela, le escriben a Michael en sus redes sociales mensajes de felicitaciones y agradecimiento.

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Revisa cada lugar de la casa para prevenir accidentes, pensá como ellos”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...