sem4-300x225
2

Semana 4 de gestación

tvcrecer agradece al Dr. Ricardo Angilello y al Dr. Luis Balaguer.

En estos días generalmente confirmamos el embarazo y tenemos muchos sentimientos encontrados. Las náuseas son el síntoma más molesto, pero debemos alimentarnos bien para asegurar la salud del bebé.

EL BEBÉ

En esta etapa, denominamos al bebé huevo ocigoto: mide apenas unos milímetros y no llega a pesar medio gramo. Cursamos dos semanas de embarazo desde la fecundación o concepción y el huevo implantado comienza a diferenciarse en tres capas: endodermo, mesodermo y ectodermo, que son las que van a ir desarrollando cada órgano del bebé. En estas semanas el crecimiento del bebé será muy acelerado y crecerá un milímetro por día. Aparecen la impronta de los ojos, los bultos que formarán los miembros inferiores y superiores, comienza formarse el rostro y el corazón.

LA MAMÁ

Recién nos enteramos de que estamos embarazadas y tenemos muchos sentimientos encontrados, siempre dependiendo de  la situación que nos toca vivir. Si lo estamos buscando con mucho entusiasmo o si nos dejamos de cuidar para ver si viene, es como si no lo pudiéramos creer: no vino la menstruación pero tenemos síntomas como si nos fuera a venir, esto genera mucha ansiedad, que nos lleva a realizar un test de embarazo lo más pronto posible.

Ahora sí, ya sabemos que estamos embarazadas, pero de todos modos queremos consultar con nuestro ginecólogo para que él nos confirme si no puede haber dudas o falsos positivos en el test.

Si es nuestro primer embarazo, tenemos mucha alegría pero a su vez miedo por el parto, porque venga todo bien y que nuestro bebé sea sano. Todo esto nos angustia, nos asusta, y para colmo las hormonas nos generan un cambio de humor que nos pone más sensibles. Entonces tenemos la necesidad de tener una consulta pronta con nuestro médico para que nos contenga, nos explique lo que está pasando y nos dé seguridad y tranquilidad para que podamos disfrutar el embarazo al máximo.

LA ALIMENTACIÓN

Junto con la falta de menstruación, comenzamos con las náuseas, asco a los olores y a determinadas comidas, nuestro gusto comienza a cambiar y de lo salado pasamos a lo dulce y viceversa, sentimos una sensación de plenitud estomacal constante que no nos permite comer porque estamos satisfechos con muy poco alimento o líquido. De sentir náuseas a vomitar todo el tiempo podemos padecer toda la variedad intermedia, y en todos los embarazos es diferente.

Lo importante es tratar de alimentarnos lo mejor que podamos durante los tres primeros meses, que son los cruciales con respecto a estos síntomas indeseables, porque después desaparecen todas las molestias y podemos retomar una dieta mas armónica, completa y balanceada.

CONTROL MATERNO

Es tiempo de hacer una consulta con nuestro ginecólogo para saber si además es medico obstetra y nos va atender nuestro embarazo o de lo contrario nos va a derivar con algún colega de confianza. Es el momento de realizar todos los estudios de rutina del primer trimestre, de continuar o comenzar a tomar acido fólico, de conocer cuáles son los cambios y síntomas que vamos a tener, de que cosas preocuparnos y de cuáles no, saber cómo y cuándo van a ser los controles, dónde vamos a tener a nuestro bebé y todo lo que se nos pueda ocurrir en este momento de felicidad, miedo y ansiedad por estar esperando un bebé.

RECOMENDACIONES:

No preocuparse de antemano, las cosas van a seguir su rumbo acorde a las circunstancias, y es normal preocuparse por todo.

La naturaleza hace que los embarazos de prácticamente el 90 % de las madres curse con toda normalidad. Hay una pequeña proporción de los mismo que desde el inicio presentan trastornos genéticos. De por sí, la naturaleza va a ser que esos embarazos se pierdan dentro del primer trimestre y no hay forma de revertir este cuadro, porque o el óvulo o el espermatozoide que se unieron tienen problemas cromosómicos y ya están predestinados a que el embarazo se interrumpa.

Y hay otro pequeño porcentaje de embarazos que pueden generar algún trastorno, ya sea por parte de la madre -como la pre eclampsia, la diabetes gestacional, colestasis del embarazo- o por parte del bebé -como el retardo de crecimiento, alteraciones del desarrollo,etc.- y que el equipo obstétrico deberá diagnosticar y tratar durante el embarazo. Son ellos quienes deben contenernos, tratarnos y hacer que nuestro hijos nazcan en el momento oportuno, sin ningún o poco perjuicio para el bebé y para la mamá.

 

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas