veganismo-ninos-salud

Niños vegetarianos

De la redacción de tvcrecer

Durante los primeros tiempos, la dieta es similar para un niño vegetariano y uno que no lo es. Las precauciones y el aporte de vitaminas deben tomarse en cuenta al momento de ingerir alimentos sólidos. Existen alimentos de origen vegetal capaces de aportar las vitaminas que dan los de origen animal.

La tendencia naturista en la alimentación de las personas, tiene su razón de ser en la búsqueda de una mayor calidad de vida. Reemplazar carnes por verduras y vegetales es para muchos la solución a determinados males y, también, el modo más apropiado de prevenir enfermedades íntimamente relacionadas con la alimentación. Sin embargo, esta práctica o hábito puede resultar perjudicial para un bebé. Veamos.

¿Es necesario que una madre vegetariana, por ejemplo, tome recaudos a la hora de darle de comer a su hijo? Los médicos entienden que hasta el momento en que los niños comiencen a ingerir alimentos sólidos, no hay de qué preocuparse, debido a que la dieta, en ese caso, es muy similar para ambos. La lactancia materna es en ese período, la mejor alternativa. No obstante, es vital que la madre se mantenga en el mejor estado posible para que la leche propia sea de calidad. Y en ese caso sí gravita que sea vegetariana o no. Si lo es, esa mujer necesitará suplementos de vitaminas y minerales, como magnesio, fósforo, zinc o selenio, entre otros. Del mismo modo es trascendental incluir en la dieta cereales, frutos secos, semillas y frutas variadas.

Una vez que el niño comience a comer cosas sólidas, será indispensable para mantener una nutrición saludable, que ingiera levadura de cerveza (muy provechosa), semillas de girasol y trigo, elementos que aportan fibra; y legumbres, grasas vegetales, aceite de soja y frutos secos, los cuales agregan abundante energía.

En el caso de que los padres tomen la decisión de hacer vegetariano al bebé, este deberá recibir las vitaminas que aportan alimentos, que por esta condición no consumirá, mediante suplementos suministrados a lo largo de los primeros años de la infancia. Ellos son: hierro, ácido fólico, vitamina D y vitamina B12. También debe sumársele calcio a la dieta, un componente vital para el correcto desarrollo de los dientes y los huesos del pequeño.

¿Y el DHA? El DHA es un ácido graso que se obtiene principalmente de alimentos de origen animal, y que es muy beneficioso para el desarrollo de la visión y el cerebro. Al ser vegetariano, un niño, no lo recibirá por la vía convencional, por lo tanto deberá incorporarlo a través de alimentos como el aceite de semilla de lino, muy rico en ese aspecto.

Otras notas relacionadas