1 a 2 años 14

Cómo proceder en caso de asfixia

Consumada la asfixia, por atragantamiento, es preciso actuar rápido y serenamente, algo difícil de lograr. TV Crecer explica qué hacer y qué no hacer.

De la redacción de tvcrecer

Consumada la asfixia, por atragantamiento, es preciso actuar rápido y serenamente, algo difícil de lograr. TV Crecer explica qué hacer y qué no hacer.

La prevención es determinante para evitar los casos de asfixia en niños. Más aún cuando se trata de asfixia por ingerir alimentos, es decir, cuando los trozos que tragan taponan la tráquea (del tamaño de una pajita en los bebés) e impiden la libre circulación del oxígeno. No obstante la insistencia de los organismos pertinentes acerca de las medidas a adoptar para evitar los accidentes, estos ocurren, por lo tanto es importante saber cómo actuar en esos casos, cuando el niño ya se atragantó.

Como primera medida, los especialistas aconsejan no meter la mano en la boca del pequeño, ya que lo puede lastimar, y encima, por lo general, lo que se consigue es empujar más adentro el trozo de comida ingerido. Si el niño tose, habla o llora, significa que las vías respiratorias no están obstruidas del todo, por lo tanto, en ese caso, debería intentarse que el niño tosa y si no logra hacerlo, llamar a un servicio de emergencia. Si el menor puede respirar o hablar no debe colocárselo boca abajo, porque en esa posición, podría provocarse la oclusión completa de la vía respiratoria. Distinto es el caso si la víctima de un  atragantamiento es un bebé, ahí sí conviene colocarlo boca abajo sobre el brazo o en las rodillas, con la cabeza siempre más abajo que el pecho, sostenida con la mano por un adulto. Luego, darle cinco golpes rápidos entre los omóplatos, con la palma de la otra mano. Si esta maniobra no resulta, habrá que intentar otra: acomodarlo boca arriba sobre una superficie firme, ubicar dos dedos sobre el esternón, por debajo de las tetillas, y presionar cinco veces, y repetir la operatoria. Esta técnica debe emplearse sólo en el caso de que la anteriormente descripta no funcione.

Si el menor no recupera la respiración normal en pocos minutos, habrá que iniciar la reanimación cardiopulmonar. En caso de ser un niño mayor, pararse o arrodillarse detrás y rodearlo con los brazos. Cerrar un puño y ubicarlo arriba de su ombligo. Tomar el puño con la otra mano y empujar rápido hacia arriba. Repetir el proceso hasta que el objeto o la comida sea expulsado o el niño comience a respirar con normalidad. Otra alternativa es hacer una compresión fuerte, con ambas manos, sobre el plexo solar del niño, situándose a su espalda. Y si esto no revierte la situación, recurrir a la respiración boca a boca y masaje.

 

Comentar

Registrate, Obtené Beneficios y ganá Premios

Registrate

Bienvenidos
a TvCrecer

¡Acompañando a la familia junto al Dr. Diego Montes de Oca!

Registrarse Ingresar al sitio

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

CONSEJO DEL DIA - DR. DIEGO MONTES DE OCA

“Después de los dos años no va más el chupete”

Dr. Diego Montes de Oca
MN: 84881

Quiero recibir notificaciones de...