dsc0108

Cómo elegir una actividad de preparación durante el embarazo

tvcrecer agradece a la Lic. Verónica Macri, Preparación Psicofísica para el Parto y la Maternidad

 

Cuando la mujer embarazada empieza a buscar  alguna actividad para hacer, es muy importante que por un lado, se conecte con lo que está necesitando, y que por el otro, esté informada de los aspectos mas relevantes que toda preparación debe incluir.

 

El embarazo es  uno de los pocos momentos en  la vida  de una mujer en donde, en un período muy corto de tiempo, va cambiando su cuerpo, sus emociones y sus vínculos con el mundo que la rodea.

El ir transitando los distintos meses del embarazo, acercándose cada vez un poco mas al  parto, al momento del encuentro con el hijo,  y con lo que viene después, puede provocar  ansiedad, incertidumbre, dudas y tensiones musculares, entre otras cosas.

De ahí la importancia de darse el tiempo para realizar alguna actividad durante el embarazo que ayude a procesar todos los cambios que se van gestando en la mujer.

Es importante que la misma no se limite a los aspectos físicos (como en la gimnasia tradicional) sino que también contemple un abordaje  a nivel emocional, mental y espiritual, aprovechando todos los cambios que se generan en el embarazo como una oportunidad de crecimiento y ampliación de la conciencia.

Por eso a la hora de elegir una actividad para esta etapa es importante que la misma se encuadre dentro de lo que se suele llamar Preparación Integral para la Maternidad. Integral porque este abordaje abarca no sólo la preparación para el parto, sino también para el embarazo y el  post-parto, y porque tiene en cuenta los aspectos psicofísicos que transita la mujer embarazada.

Los cuatro aspectos fundamentales que sería importante que toda  actividad de preparación durante el embarazo incluya son :

 

  1. Un abordaje corporal, que favorezca  un manejo corporal  ágil a partir de una mayor movilidad articular, flexibilidad y tonicidad muscular, lo cual ayudará a aliviar y prevenir molestias y tensiones musculares.                                                                                                                                                                                                                                                                                           El uso de distintos elementos como esferas de diferentes  tamaños, suele ser de gran utilidad para trabajar la alineación de la columna , y los movimientos de la cadera,  tan necesarios en el embarazo. Es importante que en este abordaje  se le de especial atención a las distintas técnicas de relajación, visualización  y respiración. Las mismas pueden ayudar a  aquietar la mente, a fomentar  un estado de serenidad y a poder focalizar la mente en aquellas cosas que suman, como así también brindan distintos recursos de auto-asistencia para transitar el trabajo de parto.                                                                                                                                                                                                     Cuanto más pueda la embarazada poner en práctica en el día a día todo  lo que va aprendiendo en las clases, más se va a poder valer de estos recursos para el momento  del encuentro con su hijo/a.
  1. Un espacio de información y reflexión  acerca de temáticas relacionadas con estas etapas, lo cual ayuda también a elaborar las emociones (ansiedad, preocupación, miedos) que pueden llegar a surgir en la mujer.
  1. Incluir en alguna actividad al padre o acompañante que la mujer elija, para que también se prepare en este proceso de espera, recibimiento y crianza del hijo. Que pueda contar con recursos para acompañar y asistir a la mujer en lo que necesite, ya sea durante el embarazo como en el  trabajo de pre-parto y parto.
  1. Facilitar el intercambio con otras mujeres en una misma situación vital, lo cual aporta contención y acompañamiento.

 

Una preparación que tenga en cuenta  estos cuatro aspectos mencionados, puede ser un muy buen complemento del Curso de Pre-parto que ofrece  la partera o el equipo médico. Esto se debe a que la embarazada llega a dicho curso  más segura, con  conocimientos y vivencias que le permiten  participar, preguntar, procesar  y  aprovechar mucho más en profundidad  la información que recibe.

Por otro lado, el darse  el  tiempo en la semana para asistir a una actividad específica para embarazadas, que contemple los aspectos  psicofísicos mencionados,  puede ayudar a la mujer a frenar un poco del acelere de lo cotidiano:  trabajo, obligaciones, lo que debe hacer… para  conectarse con sus posibilidades y necesidades. Refleja además, una actitud de cuidado y de dedicación para con ella,  como una forma de ensayar el maternaje consigo misma, lo cual es el punto de partida  para poder maternar al hijo/a que viene en camino.

Es importante tener en cuenta que cada mujer vive su  embarazo de una manera única e irrepetible, y si bien  hay necesidades comunes a todas las embarazadas,  no todas buscan lo mismo en el momento de empezar una actividad. Por ejemplo, para la embarazada primeriza todo es nuevo, y en general quiere abordar todos los temas, en cambio la embarazada que ya tiene hijos, muchas veces lo que más busca es un espacio para conectar con el bebé que viene, ya que en lo cotidiano con sus otros hijos, le resulta difícil de lograr.

Es así que no hay una única preparación para el parto y la maternidad, sino que cada mujer irá buscando, entre las distintas opciones, cuál es la que más se acerca a sus necesidades y está más en sintonía con lo que está buscando. También es  importante crear un buen vínculo con el profesional que dirige la actividad, ya que el embarazo y el post parto, son etapas en que la mujer necesita mucha contención, acompañamiento, escucha y comprensión..

Considero que no hay que perder de vista que el objetivo  más importante de toda preparación para la maternidad es poner el foco en el encuentro con el hijo y no en el tipo de parto. Una no se prepara sólo para tener un parto,  sino para algo mucho mayor que es tener un hijo!! Por eso la preparación no es exclusiva para las mujeres que apuntan a tener un parto natural, sino también  para las que van a tener una cesárea.

Lo más valioso de todo es que la mujer embarazada, junto con su pareja, se pueda “empoderar” del encuentro con su hijo. Que pueda ser protagonista, pedir lo que necesite al equipo médico que la asiste, que sea escuchada, contenida y acompañada desde el respeto y la mayor libertad posible de acción.

Por último creo que es necesario  mencionar que preparase durante el embarazo suele ser de inmensa ayuda, siempre y cuando  la mujer embarazada pueda “soltar” el resultado, y con esto me refiero a que no intente de controlar cómo se va a ir dando todo, sino todo lo contrario. Por eso el vivir el embarazo, el parto y la maternidad con mayor conciencia, desde mi mirada, tiene que ver justamente con el confiar, el saber poner foco en lo que una desea, informarse, prepararse y luego soltar, dejarse llevar con flexibilidad, entrega, entusiasmo y amor. Y es ahí cuando la preparación para el parto y la maternidad  pasa a ser una preparación para la vida misma, una verdadera oportunidad de crecimiento a todo nivel!! 

 

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas