Newborn sleeping child in the hands of mother

4 razones de por qué el parto natural es mejor

 

Lauren Rauseo escogió el parto natural para ella y su bebé y definitivamente recomienda la experiencia. Aquí sus 4 razones para preferirlo: 

 

Antes de que empieces a reírte en mi cara, tienes que saber que ya sé lo que estás pensando, y no, no estoy loca. Cualquiera que te haya contado su horrible historia del parto te hará creer que hasta dar a luz con drogas no es siempre “un paseo en el parque”, entonces el parto natural, para quedarnos con la metáfora del parque, sería como ser apuntada con un pistola junto al tobogán.

 

Amigos, extraños, y cualquier show de televisión que hayas visto han hecho un buen trabajo mostrando que el parto natural es lo opuesto a maravilloso. Es largo. Es doloroso. Apesta. Te hace decirle cosas malas a tu marido y contribuye a que actúes como una absoluta desgraciada con la enfermera. Es la última cosa a la que querrías someterte de manera voluntaria. ¿Quién en el mundo tendría un bebé sin drogas? Dios, te saltarías el parto completamente si existiera una forma distinta de expulsar a esos niños sin tener que mostrar tu vagina en una pieza llena de estudiantes de medicina.

Bueno, te voy a dar un pequeño secreto que nadie cuenta, principalmente porque no lo saben. ¿Estás preparada? El parto natural es, de hecho, maravilloso. Aquí va por qué:

1) Recuperación instantánea

Luego de que das a luz con drogas, puedes sentirte un poco desorientada, intranquila o con un poco de fiebre. De seguro estarás postrada en la cama o mareada por un rato si te pusieron la epidural. Pero si lo haces natural, estarás parada y caminando como una ruda chica de parto natural al baño poco después de la última vez que pujaste. Esto no significa que no te sentirás como si alguien te hubiese destrozado la entrepierna con un bate de béisbol durante esa caminata, pero serás capaz de salir de la cama al baño de manera completamente independiente, que es especialmente bueno si te abriste enfrente de todo un equipo de trabajo del hospital por más de tres horas.

Tu recuperación extendida en los próximos días y semanas también será pacífica (excluyendo que hayas tenido complicaciones durante el parto), lo que hará que cuidar al nuevo bebé sea mucho más fácil.Pero no les digas que te sientes fantástica; querrás que la gente lave la ropa y limpie los platos por el mayor tiempo posible, y los ayudantes estarán mucho más dispuestos si sienten que realmente es necesario. Trata de agregar un cojeo a tu caminata, o solo camina como pato como lo hacías cuando tenías nueve meses de embarazo.

2) Estado de éxtasis post parto

De seguro has escuchado del estado de éxtasis del corredor. Soy corredora, con una maratón y muchas medias maratones en mi expediente, entonces conozco ese sentimiento increíble cuando terminas una corrida, la transpiración bajando por tu frente, una sensación pesada en mis piernas. Ya sea en una ruta plana de tres kilómetros alrededor de mi vecindario o una sesión de entrenamiento en subida de 30 kilómetros que cruza las líneas estatales, la sensación extraordinaria de orgullo y logro que sale por tu poros no puede ser igualada. O eso pensaba.

Mi éxtasis tras el parto fue muy similar a mi éxtasis como corredoras cuando pasaba la meta en un maratón, solo que se siente 100 veces mejor. Nunca lo habría creído posible luego de completar mi maratón, pero lograr el objetivo de sacar a presión algo del porte de una sandía por un hoyo del porte de un limón, sin drogas, cambió eso completamente. Este tipo de éxtasis dura semanas, y te deja con el sentimiento de querer quedar embarazada de nuevo lo antes posible solo para poder experimentarlo una vez más.

3) Súper alerta, dando leche como una campeona

Si decides dar pecho, eres menos propensa a experimentar los dolores de dar leche si evitas la medicación durante el parto. Tu bebé saldrá con sus ojos abiertos, listo para ver a este increíble espécimen que es su madre que acaba de expulsarlo del canal de parto como nadie más, con su boca abierta, lista para poner sus pequeños labios mojados en tu aureola. Esto no quiere decir que una mujer en drogas será menos exitosa al dar pecho; solo que un bebé que está libre de drogas en el parto puede tener una pequeña ventaja de bebé.

4) Derecho para presumir

Seguramente esta no es la razón correcta para tener un parto natural, pero es un derivado bastante cool. Me encanta principalmente cuando sale en una conversación con alguien que no sabe realmente que soy una entusiasta del parto natural. Porque el parto natural se ha convertido en algo tan extraño en este país, es tan inesperado y la gente se impresiona de manera genuina. Cuando digo que yo misma saqué al bebé de mí (“¡¿quieres decir que el doctor no la sacó el mismo!?), el público se vuelve loco.

¿Ya estás comprometida con el parto natural? ¿No? Está bien. No era mi meta convertirte. Estoy consciente de mis hermanas madres que aman las drogas, y estoy feliz que tengan un plan claro para sus partos, aun si involucran a una anestesiólogo y una siesta. Más poder para ellas. ¡Solo espero que la epidural funcione!

Por Upsocl.com 

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas