aqua_gym
1

Embarazo en el tercer trimestre: natación y Acquagym

tvcrecer agradece a la Lic. Mariela Villar, Directora de Embarazo activo

 

En el último trimestre podés mantener la práctica deportiva a través de las actividades acuáticas. Los ejercicios en el agua son especialmente útiles en esta etapa de tu embarazo, ya que te ayudarán a aliviar relajar los músculos, disminuir el dolor de espalda y tonificar los brazos y las piernas.

Realizar algún tipo de actividad acuática te resultará sumamente placentero, debido a que, al moverte dentro de este ámbito, te sentirás más liviana y a la vez más segura y sostenida durante todo el embarazo. El mejor momento para la actividad acuática es en el último trimestre, ya que a esta altura el peso adicional de la panza te sobre exige en tus movimientos. La temperatura templada del agua colabora con la flexibilidad de los músculos, que en un elemento líquido se pueden relajar mejor y están más aptos para estirarse y lograr movimientos más libres.

Al practicar natación o aqua gym durante el embarazo, prevendrás o superarás con mayor facilidad dolores musculares, especialmente de columna. También te ayudará a ejercitar tu capacidad aeróbica y a mejorar tu condición cardiorrespiratoria y la circulación sanguínea. Por otro lado, lograrás estabilizar la presión arterial y reducirás el nivel de ansiedad y estrés.

La realización de estas distintas actividades acuáticas deben estar supervisadas por profesores en Educación Física capacitados en estas especialidades. Mediante una atención personalizada, ellos te guiarán para que puedas trabajar a tu propio ritmo, evitando la sensación de fatiga.

Durante la clase, es altamente recomendable la realización de movimientos de movilidad general y luego, aprovechando la resistencia que el agua provee, hacer caminatas de diferentes tipos. También ejercicios para tonificar miembros inferiores, piernas, y miembros superiores, brazos, ya que el agua disminuye el riesgo de lesiones.

También se sugiere la práctica de nados modificados y adaptados según el período de embarazo y estado físico de la embarazada. Por último, es primordial otorgarle unos minutos a la aplicación de técnicas de respiración y relajación.

De esta forma, muchas futuras mamás encuentran en la práctica de natación o de gimnasia en el agua maneras distintas de conectarse con su bebé y con ellas mismas. Además, estas actividades programadas en clases con grupos reducidos promueven la interacción y la contención emocional entre pares.

Seguí tu
Semana a Semana.

Recibí cada semana la evolución de tu embarazo

Inscribite aquí!

Otras notas relacionadas