mononucleosis

Mononucleosis Infecciosa: la enfermedad del beso

tvcrecer agradece a Ivonne Malla

La mononucleosis infecciones se contrae a causa de un virus, que se propaga a través de la saliva infectada. Los síntomas habituales son: debilidad, fatiga, dolor de garganta, fiebre y falta de apetito. El mejor tratamiento es el reposo.

La Mononucleosis Infecciosa (MI) es una enfermedad común de la infancia, caracterizada por fiebre, fatiga, dolor de garganta e inflamación de los ganglios linfáticos. Está causada por el virus Epstein-Barr (VEB), perteneciente a la misma familia que los virus que originan la Varicela y el Herpes labial.

El VEB se contagia de una persona a otra cuando la saliva infectada entra en contacto con la boca, y posiblemente con la nariz y los ojos; besarse es una forma habitual de transmisión, por eso se la llama enfermedad del beso.

La enfermedad

La mayoría de los niños que adquieren esta infección no tiene síntoma alguno o sólo un catarro leve. Por el contrario, los adolescentes y adultos jóvenes son más propensos a presentar una enfermedad florida.

Habitualmente, la Mononucleosis Infecciosa comienza con sensación de debilidad, fatiga, dolor de garganta, fiebre y falta de apetito. Las amígdalas suelen aparecer muy enrojecidas, inflamadas y cubiertas de pus; a veces aumentan tanto de tamaño que dificultan tragar o incluso respirar. Los ganglios linfáticos de todo el cuerpo, pero particularmente los del cuello, están aumentados de tamaño, así como el hígado y el bazo. En algunos casos también aparece un brote en la piel. Son raras las complicaciones.

Una característica de la MI es su variación individual en las manifestaciones. El descripto es el cuadro completo, pero puede haber variaciones en cada caso. Los menores de 4 años, en general tienen síntomas más inespecíficos que los mayores.

La enfermedad dura unas 2 o 3 semanas. Algunas personas siguen débiles y se cansan con facilidad durante meses.

¿Cuándo concurrir al Hospital?

Concurra al Hospital si observa: moretones sin causa clara, o sangrados; o respiración rápida y dificultosa; incapacidad para tragar líquidos durante 12 horas o más; debilidad extrema; alteraciones en la conducta; piel amarillenta y orina oscura; o si los síntomas duran más de 3 semanas.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para la MI. Puede recibir Ibuprofeno o Paracetamol, tanto para la fiebre como para el dolor.

El mejor remedio para el cansancio y la debilidad es el reposo. Puede comer normalmente, con abundantes líquidos.

Su Pediatra puede recetar medicación o recomendar internación en caso de enfermedad importante, deshidratación o complicaciones.

Contagio

El VEB se contagia con la saliva infectada por el beso, también a través de utensilios, así como por gotitas suspendidas en el aire, que se producen al toser o estornudar. Se cree que las personas infectadas por el VEB continúan eliminando virus por la saliva hasta 18 meses.

El tiempo desde el contagio y los primeros síntomas de la enfermedad oscila de 4 a 7 semanas.

La MI no es muy contagiosa y es raro que ocurran casos secundarios en una misma familia. No existen precauciones específicas, pero debe evitarse el contacto con saliva infectada al besarse o compartir vasos, utensilios, juguetes y otros objetos.

Regreso a las actividades

Los pacientes con MI pueden volver a la escuela o guardería tan pronto como se encuentren bien y no tengan fiebre.

Los pacientes con bazo agrandado deben evitar actividades (por ejemplo deportes de contacto, esquí, andar en bicicleta) que los expongan a sufrir golpes o lesiones en el abdomen; porque se puede producir la ruptura del bazo, que es una complicación grave. Una vez que el bazo vuelve a su tamaño normal, generalmente en 3 o 4 semanas, se pueden reanudar todas las actividades.

Preocupaciones comunes

Una vez que ha ocurrido la exposición, no hay forma de prevenir la MI. Las recaídas o un segundo episodio no son frecuentes, pero se pueden presentar. Generalmente, la enfermedad es más leve que la primera vez.

La ampicilina, amoxicilina y otras penicilinas provocan manchas rojizas en la piel (brote) en 3 de cada 4 pacientes con MI. Esta erupción no causa problemas y desaparece cuando se deja de tomar la medicación. En la mayoría de los casos no se trata de alergia a penicilina. Los pacientes con MI presentan a menudo una leve infección del hígado (hepatitis) por el mismo VEB, que rara vez origina problemas.

La relación entre la infección por el VEB y el “síndrome de fatiga crónica” es muy controvertido y todavía está en estudio.

Otras notas relacionadas